Érase una vez un hámster que quería salir de su jaula, pero tenía miedo al perro que vivía cerca de su jaula. Un día el dueño del hámster le abrió la puerta de la jaula, entonces el hámster se enfrentó a sus miedos y desde entonces los perros no se acercan a los roedores.

Anuncios